12 de septiembre de 2010

Conciencia melódica

La música como eco de lo impalpable.
Sutiles vibraciones rozan las palmas de mis manos y se dirigen hacia mi corazón.
Una suave melodía perfuma el aire. Un ritmo divino y circular que desciende del cielo me habita; así como habita el Alma de cada célula viviente.
Bendita la sutileza de sus notas acariciando mis sentidos.
Son sus manos de algodón, el acorde de Dios.
La pasión que nos contagia puebla la soledad de compañía, los pulmones de pureza, las manos de abundancia.
Pertenezco al milagro de entonar melodías sagradas que nos hacen volar.
Sin fronteras, sin dudas, sin miedos.
Volar.
La música recorre cada célula de mi cuerpo, que sonríe con toda la existencia.
Las vibraciones purifican cada rincón de mi ser, mi corazón es pura percusión.
Sube la temperatura, fluye la energía por mi pie derecho y todo se retroalimenta en un circulo natural de reciclaje infinito.
Es la música quien da forma al vacío, a esa nada tan poblada de todo.

Y después…la celebración del silencio.
El infinito silencio mental en el que nos sumergimos, entregándonos al devenir presente, el aquí y ahora de la existencia real.
Nuestra única oportunidad de ser plena y concientemente felices.
Las ilusiones se diluyen y permanece la luz del silencio que nos contempla.
Una inmortal sensación de tranquilidad fluye por todas nuestras dimensiones.
Respirar profundo, sonreír generosamente y sentir en el centro del Ser que uno esta donde debe estar:
allí; donde todos somos uno.
Allí, en ese núcleo cósmico que conforma la esencia de cada partícula que compone este maravilloso universo: EL AMOR.





….el cuerpo absorbe los sonidos y los convierte en Conciencia. Cuando estas sentado en Bhajans, todo tu cuerpo se empapa de energía y tiene lugar la transformación. Si te sientas a escuchar chismes o música violenta, eso también lo absorbe tu cuerpo.
Pero cuando escuchas Conocimiento o cantas con todo tu corazón, tu conciencia se eleva.
Sri Sri Ravi Shankar *




N.P.S
13/09/10


* del libro “Celebrando el Silencio”, El Arte de Vivir, fundación Internacional.






1 comentario:

Willy dijo...

Me encantó... sentir que uno está donde debe estar ... eso sentimos cuando amamos, cuando amamos al amor sobre todas las cosas, cuando somos amor cantando mantras, amor meditando, amor fluyendo o en silencio ... amando.

Somos el gerundio simple del verbo divino, somos si amamos, sólo entonces!

Recuerda siempre que tu YA ERES amor, que tu eres consciencia siempre, que no hay nada que lograr, que sólo tienes que dejar de creer que eres otra cosa!

Gracias por hacerme conocer tu blog, por tu invitación y por tu entrega!