7 de noviembre de 2010

Regálame vida

Quiero colores, vivos, brillosos.

Flores dinámicas, tallos repletos de clorofila, estambres de luz.

Hojas carnosas color esperanza; no de esas secas y marrones que se hacen polvo al caer.

Amo las flores y las elijo vivas; en crecimiento, en expansión.

No me gustan las florerías, me huelen a muerte, a oxido.

Las veo en tristes tachos grises, simulando lo que no es. Como para no estarlo ¡Si han sido arrancadas en pleno esplendor!

No quiero comprar muerte, no quiero ser cómplice de un arañazo más a la maravillosa Madre Naturaleza.

Por eso, cultiva vida, regalame una maseta con alguna linda planta que de vez en cuando se brote, psicoticamente, de colores y luz. Un pedazito de Pacha que me regale su sabiduría en pimpollos.

Una plantita a la cual tenga que cuidar, regar y hablarle por las mañanas.

Esperar ansiosa a que los pétalos comiencen a expandirse, naciendo a la vida.

Regalemos naturaleza viva, aquella que en todas sus células y formas hunde sus raíces en la Tierra, no en un florero de vidrio.


Cultivemos el AMOR por la naturaleza y el respeto que se merece.

Educamos al futuro para sembrar y no arrancar, para cuidar lo que nos cuida.

Para perfumar con la existencia el momento presente.

Regalemos vida, que la muerte es innegable y además, no avisa.

N.P.S

07/11/10

1 comentario:

Debora Trautman dijo...

Cultivemos el AMOR por la naturaleza...

que hermoso primi hacia mucho que no entraba a tu blog, te mando un besooo enorme

te quiero mucho.