29 de agosto de 2013

Apodos y formas de nombrar a una mujer


No me digas bombón, bomboncito, caramelo, caramelito y muchos menos que soy rica. No me gustan las abreviaturas y además, no soy una golosina comestible.
Todo lo que sea negra, negrita, gorda, gordita me suena a garca y despectivo.
Piba, pibita, flaca, flaquita me suena sobrador, es soberbio.
Ni hablar de cachorra, no soy una mascota.
Mama, mami, mamu o mamita además de que suena muy vulgar, habla de algo llamado "complejo de Edipo", informate.
Y bueno, bebé, bebota, bebotona, nena, nenita, nenota y todo lo que tenga que ver con la infancia me resulta perverso y desagradable.
Reina o princesa, tiene sus rollos pero es más aceptable. Princesa, a veces puede caer en un lugar bastante peligroso dentro del linaje femenino de la mano de Disney y el príncipe azul, pero a veces vale, depende el contexto y la forma.
Reina ya me suena pretensioso, me huele a poder y mucha edad, no me cierra.

Podes llamarme por mi nombre, por alguno de mis tantos sobrenombres o por el que elijas para mí.
Inventa un nombre que nadie me haya dado, sé creativo.
Me gusta la creatividad espontanea, es más sana y divertida.
De esta forma es más personal, así como un código entre nosotros, como un juego secreto, tiene su encanto.

La creatividad al poder, rompamos las estructuras, los linajes que traemos impuestos, corramos el velo, inventemos nuevas formas, seamos originales…

N.P.S

Agosto 2013 

2 comentarios:

Anonimo dijo...

interesante post muñeca ;)

Anónimo dijo...

como que el de arriba no entendió nada jajaja